miércoles, 1 de noviembre de 2017

Bruja para Brujilla

Normalmente, cuando hago algún muñeco y lo enseño, le suelen salir novios... 

Hay una persona en especial a la que le pasa más que a nadie y es que da igual el muñeco que sea, si es más grande, más pequeño, o más feo que bonito... siempre, siempre, dice que quiere uno.

Llegados a este punto, podríais pensar que se trata de alguno de mis hijos. Pero no, estoy hablando de mi hermana Leticia.

Ya le había hecho alguna cosa (un snoopy, unos patines... ), pero cuando vi a "Miss Magic" lo tuve claro, tocaba hacerle una bruja a "Brujilla":


Creo que lo que más me gusta es el pelo:


Toda bruja que se precie tiene su sombrero algo domado, del uso:


¡Tachán!



Cuando se la di, le costó creer que era para ella, pero le gustó mucho.

(Es prima de "mi muñeca Rockabilly" pero ha salido un poco más chiquitina)

domingo, 1 de octubre de 2017

Sonia, dormilona

Es una realidad que los mejores muñecos tejidos a ganchillo, son los rusos, no sé cómo lo hacen, pero consiguen enamorarte al momento. 

Muchas diseñadores no son dadas a compartir sus patrones, sino que venden el producto final. Y si tienes suerte y das con alguna que venda patrones, está la barrera del idioma.

No sé cómo, llegué a Lollipop y vi a Sonia, se la enseñé a Sara y no quedó más remedio, se puso la maquinaria en marcha (es lo que tiene que hagas muñecas, tu hija las vea crecer y las vea irse... en el momento en el que le dices que una es para ella, se pone como loca) 


Esta vez, le he dado color a la cara con ceras pastel (¡las tenía desde la facultad sin usar!)
Lo sé, las cejas han quedado un tanto extrañas, es parte de su encanto...


¡Tachán!


Aquí, la dueña, que no podía esperar a que terminara con las fotos:



Así da gusto hacerles muñecos

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Clementina y Spike

Hace algo más de un año, las redes me llevaron a reencontrarme con Nuria, de nueve meses y un día después, compañera de la facultad. 

Si sois madres y no conocéis su blog, corred a verlo, relata la maternidad con tanta naturalidad que, como decía mi padre, mal de muchos... consuelo de tontos. Toca todo tipo de temas y es muy divertida. Os gustará.

Desde que tuvo al "Nuevo", quería hacerle algo para sus retoños. Fue ver la jirafa de Hana Prokopy y adjudicarla para él.

Por aquí, lo que acabaría siendo el cuerpo:


Por aquí, las patas:


La cabeza:


Que no cunda el pánico, cada cosa en su sitio y todo en su lugar:


¡Tachán!





¿A que tiene cara de buena gente?


Sus patas dan mucho juego, la puedes poner de pie, sentar, tumbar... además, su hocico lleva un ¿chifli? (nunca sé cómo se llama eso que, cuando lo aprietas, suelta un chiflido) que la hace aún más simpática.

Para el Santo (el hijo mayor) había pensado en Spike, un tierno dragón.

El patrón es de Little Muggles:


¡Tachán!

Tiene el tamaño adecuado para poder llevarlo a cualquier parte:


Aquí os enseño como se coló un bichillo en la sesión:


Primera aproximación:


Me hago el remolón:


Me vuelvo a lanzar:


¡Ya es mío!


Ha pasado el control de calidad, es ¡achuchable!

¡Esperamos que a sus nuevos dueños les gusten tanto como a nosotros!

martes, 5 de septiembre de 2017

Bailarina para Mamá

Ya os hablé, en otra ocasión, de la diseñadora Amour Fou. De ella era el patrón de Mary Popping que le hice a mi madre.

Cómo no, en mi lista de "por hacer" tengo varias de sus muñecas, pero fue ver su bailarina y adjudicarla para la gran jefa (mi señora madre) y más cuando su nieta más pequeña ha estado yendo a ballet durante el curso pasado. 

Me puse manos a la obra para poder llevarle esta sorpresa cuando fuimos a verla este verano:




Sencilla, elegante, dulce y tierna... ¿no os parece?

No sé si le gustó más el hecho de ver que era para ella, la muñeca en si, o la bolsa tan mona en la que se la dimos... poco a poco va ampliando la colección.


viernes, 4 de agosto de 2017

Mi muñeca Rockabilly

El año pasado, por mi cumple (mayo) me hice una muñeca (no, no tenía ninguna hasta el momento...)

El caso es que, como suele pasar, cuando algo es para una misma, la confianza da asco... Todo empezó muy bien, con unos zapatitos rojos, con sus lazos:


No le faltaba detalle, calcetines, ropa interior, enagüas...




Escotazo:


Su cinta para el pelo y, cómo no, su bucle:
¡PERO!


Esos ojos... esas pestañas... esos morritos.... ¡No me gustaban!

Con la excusa de siempre, la falta de TIEMPO, se quedó en la estantería, mirándome con esos ojos... esas pestañas, esos morritos... El resto me encantaba, pero... probé con pestañas postizas y aquello parecía ¡¡una araña atrapada!! ¡Qué susto! Probé a pintarlas y ¡¡¡nada!!!

Hasta que este año, por mi cumple, la miré y dije que ya era de vergüenza. Algo que me hago para mí misma y lo dejo así de feo... no podía ser, así que me armé de valor, le quité los ojos (que eran de seguridad)... total, peor no iba a quedar, así que me vine arriba y quité los morritos, la nariz, esa tira que hacía de canalillo y esa unión que hacía que pareciera "ojijunta":



¡Mis primeros ojos bordados!



Ha ganado con el cambio, ¿a que sí?

Ahora sí, me encanta ¡toda ella!

Ahora me mira desde la estantería y me hace sonreír, pero ha tenido que pasar un año... ¡ay!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...